Canción de Sangre y Oro – Jorge Molist.

Canción de Sangre y Oro – Jorge Molist.

Canción de Sangre y Oro – Jorge Molist.

Tabla de contenidos

Como valenciana que soy me moría por leer alguna novela sobre Jaime I que no fuera el Llibre dels feits (que por cierto, me digne a comprar) y se cruzaron en mi camino El Puñal del Sarraceno y la Canción de Sangre y Oro
Es justo en este momento cuando empecé a investigar sobre cuál o qué novela se adecuaba a mis gustos, y navegando en Internet, pude ver que la mayoría de reseñas sobre el Puñal del Sarraceno destacaban la imagen “distorsionada” que se daba de la figura del monarca o de algunas de sus acciones y conquistas, por lo tanto, terminé por decantarme por La Canción de Sangre y Oro.
Pedro III el Grande de Aragón
Y he de decir que no me arrepiento para nada de la decisión que tomé. Aunque no trata a Jaime I como personaje principal, sino a su hijo Pedro III, la experiencia ha sido inmejorable, puesto que me ha hecho conocer a un rey que ahora comprendo por qué tiene el sobrenombre de El Grande.
Al principio de la lectura, la novela contenía todo aquello que me molesta en un libro, una narración a distintas voces, un compendio de capítulos sin sentido (desde el punto de vista de quien comienza una novela) pero la capacidad narrativa de Molist me atrapó como una araña que atrapa a su víctima en su tela, y ha sido el libro del desconfinamiento.
– La novela tiene distintos hilos argumentales, destacaría dos principales:
  • La rebelión de la nobleza aragonesa ante el heredero Pedro III.
  • La recuperación de Sicília y parte del sur de la Península Itálica, que por derecho dinástico pertenecía a su esposa Constanza de Hohenstaufen.
He de reconocer, durante mi etapa de historiadora, cuando estudiábamos este tipo de conflictos dinásticos, acababa perdiendo el hilo. Gracias a esta novela, un montón de ideas dispersas en mi cabeza acabaron hilándose entre ellas y terminé por entender el conflicto real entre la casa de Aragón con la de Francia, así como la posición de los papas y la Santa Sede, que el autor sabre retratar como los titiriteros del mundo, que utilizan a los reyes y sus reinos como marionetas, o como piezas de ajedrez en su tablero particular.
Jorge Molist nos ha contado la historia real dándole golpes de efecto en los que entraban en juego sentimientos tales como el honor, el deseo de venganza, la justicia, pero sobre todo, el amor y no solo el romántico sino también el amor por la tierra, las raíces, la familia y a los antepasados.
Ha sabido retratar sabiamente a todos y cada uno de los personajes, fueran del bando que fueran y ha sabido urdir una trama en la que todos tenían cabida, y es aquí cuando entran a escena los distintos tipos de voces:
– Las voces narrativas.
Una de las cosas que siempre me ha molestado cuando he leído cualquier tipo de novela era cuando existían distintas voces que narraban bien la misma historia, o bien diferentes historias que se acababan encontrando en un punto común.
Jaime I el Conquistador
Si no se hace bien, termina por arruinar el relato y al lector acaba por cansarle de las distintas veces que pierde el hilo (esto es una opinión completamente personal).
Pero este recurso literario en esta obra ha sido básico para dar voz a todos los personajes, Jorge Molist ha construido un micromundo en el que ha sabido dar voz:
  • A las mujeres (Reina Constanza) y a sus sentimientos, que no son solo de amor, sino también de sed de venganza ante un agravio o ambiciones personales o de poder, como el hecho de ser reina de Sicília y no solo de Aragón.
  • A los almogávares y su modo de vida, representados en una mujer (Súria).
  • A personajes secundarios pero imprescindibles tales como Roger de Lauria, que en mi cerebro ha pasado de ser una simple calle de mi ciudad como Blasco de Alagón a ser un personaje ilustre, al que reconozco, que he cogido cierto cariño.
  • Al rey Pedro, del cual destacan su carácter impulsivo e inteligente, pero también su audacia y su honradez.
  • Y al rey don Jaime I, el personaje del cual esperaba aprender un poco más, y también admirar.
+ Lo que más me ha gustado:
  1. La capacidad que ha tenido el autor de crear un microcosmos en el que todos tienen relación con todos. Los nobles y reyes se alían con almogávares (foragidos de la ley) para conseguir objetivos comunes.
  2. Las relaciones de ultra mar (Sicilia – Aragón) que aunque dificultosas por la ausencia de medios de nuestros días, se hacían posibles. Y el relato de la vida de los sicilianos destacando especialmente la de Macalda de Scaletta (mujer guerrera y famosa por ser una gran jugadora de ajedrez).
  3. Como retrata el autor las intrigas palaciegas y entre hermanos.
  4. La representación del rey don Jaime como un hombre muy entrado en años, familiar, que quiere vivir tranquilo pero que no deja de pensar como rey y como político, destacaría especialmente su capacidad de diálogo, aunque personalmente pienso que se debe a su edad y su necesidad de terminar en paz los últimos años de su vida.
  5. Macalda de Scaletta
  6. En general, como el autor nos muestra con pequeños actos cotidianos la vida diaria de nuestros personajes, a destacar el miedo al mar y a lo desconocido cuando los almogávares o el propio rey Pedro III lo pasan realmente mal en su viaje al norte de África y la relación homosexual entre dos miembros de los almogávares que lejos de lo que podríamos pensar, pasa desapercibida para los miembros del clan.

Lo que menos me ha gustado:
  1. Aunque me fui acostumbrando y le cogí el puntillo, reconozco que al principio las distintas voces narrativas me hacían perder el hilo.
  2. La imagen débil del rey Jaime I que aunque en ciertos momentos me produjo mucha ternura como el autor narraba la imagen del rey rodeado de sus nietos, he echado de menos ese rey poderoso que consiguió reunir a todos los reinos de la corona de Aragón bajo su cetro y que supo dotar de leyes propias.
Por lo general, el libro me ha hecho disfrutar muchísimo, he podido reír, sufrir, llorar y celebrar sus victorias como mías propias, también he odiado a los personajes más antipáticos de la novela, como el rey de Francia o el papa Martin IV. He aprendido que el Imperio Bizantino seguía luchando por hacerse un hueco en este gran tablero de ajedrez y no verse absorbido por el gran rey francés. También celebré cuando la reina Constanza consiguió ganarse el corazón del rey Pedro, o como cuando logró acaparar toda su atención y deshacerse de sus amantes. Lo duro que fue aplacar la ira de los nobles aragoneses que seguirán al rey Pedro en su conquista a Sicilia sin rechistar, o cuando Súria consiguió vengar la muerte de sus padres y su hermana y al menos, vivir un poco más feliz.
El final que escribe el autor, revivió en mi una imagen digna de película, una coronación, pero no remata con un final cerrado, sino que deja bastantes posibilidades a una continuación, se quedan muchas preguntas en el aire, ¿qué pasa con Súria y el señor del valle del Seta? ¿que pasa con el rey de Francia?¿y Alfonso?. Por mi parte espero que el autor no rechace la posibilidad de rematar esta obra con una nueva en la que vaya respondiendo a estas incógnitas.
– Datos técnicos.
El libro lo leí en formato ePub, en libro electrónico alcanza a tener unas 1092 páginas, pero si no me equivoco creo que en edición papel no llega a las 500. Este libro me ha acompañado todo el desconfinamiento de forma literal, lo empecé el mismo día de la fase 0 y lo terminé el pasado día 16 por lo que leerlo me ha llevado unos 42 días, no son tantos si tenemos en cuenta que empecé a trabajar y a la vida normal después de casi tres meses de aislamiento.
Sin duda este libro me ha encantado tanto hasta el punto de querer tenerlo en papel, para que forme parte de mi colección.
Ahora hemos empezado una nueva aventura de aire romano, “En Barcino” se llama, ¿te animas a seguirme en Instagram y estarás atento a todas nuestras novedades?
Etiquetas