María Magdalena – Margaret George.

María Magdalena – Margaret George.

María Magdalena – Margaret George.

Tabla de contenidos

Nacida en un pueblo pesquero en el seno de una acomodada familia judía, María Magdalena se caracterizó, ya desde sus primeros años, por su inusitado deseo de conocimiento. Fue también en su infancia cuando comenzaron sus visiones, hecho que marcaría su vida para siempre. Abocada a un largo y tortuoso proceso de transformación espiritual, huyo al desierto. allí su destino se cruzó con el de un joven profeta, Jesús, cuyas palabras la ayudarían a encontrar un sentido, no solo a sus visiones, sino a su propia vida. Convencida del mensaje de Jesús, pasó a formar parte de su circulo más cercano, contribuyendo activamente a la forja de una nueva fe. María Magdalena decidió entregarse por entero a ese cometido y continuó con la divulgación de la palabra de Jesús, incluso después de la muerte de este. Su elección. sin embargo, la obligó a renunciar a su marido y a su hija, un sacrifico que despertó toda clase de rumores que han llegado hasta nuestros días.
 

Así resume el contenido, la contraportada de esta obra, que me ha robado el corazón. La vi de casualidad, en los 15 minutos que tengo para merendar en el descanso del trabajo, y ahí estaba, en la librería del Corte Inglés. Lo elegí insegura de cual sería el final de este libro, si en la estantería cogiendo polvo, o conseguiría un puesto fijo en mi bolso, y afortunadamente, fue la segunda opción. Me daba pavor que fuera uno más del mismo tema, pero rápidamente se disiparon todas mis dudas.

La historia comienza desde la niñez más inocente de María, en el que ya se empieza a ver su personalidad despierta, curiosa, e inconformista, una niña que empieza a buscar respuestas por si misma, y las consigue, aunque para ello tenga que mentir a su familia. La autora nos retrata una familia judía normal, fieles seguidores de la Ley de Moisés, especialmente su hermano mayor Eli y sus padres. María encuentra en su otro hermano, Silvano, complicidad y respuestas diferentes a sus preguntas infantiles.
Aún así María no tiene muchos medios, a pesar de ser de una familia acomodada de Magdala (de ahí su nombre Magdalena), aprende a leer y escribir y lo hace escondidas de los suyos, y su único porvenir, es casarse y formar una familia, y así lo hace, por un momento cree poder tocar la dicha con sus dedos, pero esta fortuna se desvanece rápidamente, esa curiosidad infantil que os comentaba anteriormente, le juega una mala pasada años antes y le hace recoger un objeto prohibido, a través del cual será poseída y empezará su verdadero infierno.
Tras haberlo intentado todo, se ve obligada a retirarse al desierto y es ahí cuando encuentra a Jesús, y lo demás, ya lo conocemos. O quizás no…
La autora deshecha esa idea preconcebida de que María era prostituta, y empieza a construir su vida conforme a lo que sería la vida de una mujer corriente de la época, con la peculiaridad de que María no es una mujer normal, tiene un don de Dios, las visiones, en las cuales Jesús se apoyará para continuar sus enseñanzas, y una valentía que la lleva a abandonar su familia y a hacer frente al que dirán, siendo fiel a si misma, al camino que debe de llevar y a no abandonar al que realmente le ha devuelto a la vida, Jesús.
+ Lo que más me ha gustado:
  • La autora ha huido de estereotipos e ideas preconcebidas. Tenía pocos datos de María pero ha sabido construir una historia fiel a la realidad de su tiempo y que le devolviera la dignidad que se merece.
  • Ha presentado a Jesús y a sus seguidores con sus virtudes y sus defectos, consiguiendo captar la atención del lector y que este sintiera simpatía o no por ellos.
  • La naturalidad con la que la autora ha tratado el “amor” que sentía María por Jesús, que no era muy diferente al que sentían los demás discípulos por el, y él por ellos.
  • La capacidad de describir los paisajes y escenas, en más de una ocasión he conseguido poder oler el pescado salado de Magdala y saborear el cordero de la Pascua.
Y por último, y sin duda esto es lo que más me ha gustado con diferencia:
  • La continuas referencias a la Biblia, pero especialmente al Nuevo Testamento. La autora relata pasajes y citas exactas de la Biblia y del NT, como por ejemplo la liberación de los endemoniados de Gadara (Marcos 5:1-20) o la expulsión de los mercaderes del Templo (Mateo 21:12-17), entre muchas otras.
Lo que menos me ha gustado:
  • Cuando la historia, cómo tal, termina, la autora nos presenta la continuidad de la vida de María y de los demás apóstoles como un “tercer libro” titulado Apóstol. En este, intercala las cartas que María se envía con su hija Eliseba, en la que ella busca su perdón. Quizás la autora podría haber planteado este conflicto de manera diferente, sin la necesidad de introducir dichas cartas, que a mi me despistaban, y me hacían perder el hilo.
  • He echado de menos saber que pasaba con los demás discípulos, a que torturas fueron sometidos, centrándose solo en Santiago el Mayor, María la Mayor, Pedro, Pablo, y por supuesto María y Juan, los demás se obvian aunque todos murieron como mártires, excepto Juan.
  • La autora quiere que el autor se forme una idea de cual es la situación de la Iglesia primitiva a través de las epístolas de María con su hija, pero en mi opinión resulta muy confuso, puesto que es un tema muy extenso que requiere muchos matices para explicarlos de una forma tan sencilla.
Por lo general el libro me ha embrujado y ensimismado por completo, se compone de unas 760 páginas y me lo he leído en dos meses justos (14/11/2019 – 14/01/2020) campaña navideña incluida de por medio, así que pocas palabras más son necesarias cuando los datos hablan por si mismos., quizás porque soy una loca de este tipo de biografías noveladas y me encanta ver como personajes que están tan endiosados, y nunca mejor dicho, sienten y padecen como cualquier ser humano (para mi esta es la verdadera esencia del cristianismo).
Y si quieres saber aún más, no puedes perderte este:
Etiquetas